lunes, 21 de enero de 2008

Juan Antonio Giraldo: Artista de pies a cabeza

70 años en la vida de un creador (Artículo de Balcón de Infantes), por Cpp
Juan Antonio Giraldo es uno de estos hombres hechos a sí mismos. Autodidacta, apenas pudo asistir a la escuela algo más de un año por circunstancias familiares, cosmopolita, desde muy joven viajó a París, Holanda, Canarias, Méjico, Suecia, Chartres, Chicago, Nueva York, recalando temporalmente en su madurez en el pueblo que le vio nacer: Villanueva de los Infantes.
Juan Antonio Giraldo Fernández de Sevilla vio la primera luz, la misma que quiso acariciar en sus cuadros y con la que juega a través de sus vidrieras y esculturas, un 4 de marzo de 1937, en una modesta casa de la calle San Francisco. Su infancia y sus primeros juegos infantiles respiraban el difícil y duro ambiente de años de escasez y penurias, como los de la guerra civil, entre el cari-o familiar y arropado por el calor de la vecindad de la Cruz Colorá y el Pilancón que guardó siempre entre sus más tiernos recuerdos.
Cuando apenas tiene cinco años sus padres se trasladan a Membrilla, por razones de trabajo. En plena adolescencia, 1951, se traslada de nuevo con su familia a Manzanares y allí realiza sus primeros dibujos. En 1963 obtiene el Premio de Dibujo de la Exposición de Artes Plásticas de Valdepeñas. Viaja a París y se interesa por la escultura. En 1964 se instala en Madrid. 1965-66 participa en la II y III Bienales de Zaragoza. En 1967 vive en Holanda admitido como residente en la "Academia 63" Haarlem, y conoce a Carel Visser. 1968, fija su residencia en Las Palmas de Gran Canaria. Viaja a Méjico y allí concibe y se gestan sus "dactiliformas". En 1975 participa en la III Exposición de Dibujo al Aire Libre en Manzanares. Realiza la escultura de hierro que se encuentra en el Museo Internacional de Arte Abstracto de Lanzarote. 1976, Exposición individual en Galería Vegueta, Las Palmas y Tom Maddock Gallery, Barcelona. Certamen Internacional de Artes Plásticas de Lanzarote. 1977 Exposición individual en Spanska Turistbyra, en Estocolmo. Exposición Museo Resistencia Salvador Allende, en la Fundación Joan Miró. 1979, Exposición en la Galería Rayuela, Madrid. En 1980 realiza una vidriera emplomada para el Banco de España en Tenerife. Participa con un grupo de artistas e intelectuales manchegos en la creación de la Fundación Cultural Castilla-La Mancha. FIAC, Paris Art. 1980 Chicago. 1981, Escultura Múltiple para la revista "Cambio 16", Madrid. 1984, Exposición de Artistas Manchegos, Palacio de Velázquez, Madrid. 1987 Exposición en la Galería Ynguanzo, Nueva York. 1989, Invitado en el 2º Salón Internacional del Vitral en Chartres, Francia. En 2002 proyecta la escultura "Racimo" para ser instalada en Manzanares. 2003, Exposición "Las tentaciones de San Antonio", Centro Atlántico de Arte Moderno, Las Palmas de Gran Canaria. Realiza la escultura "Jamila", que dona al pueblo de Villanueva de los Infantes. En 2006 crea la escultura compuesta de cuatro figuras para el homenaje a Cervantes, con motivo de la conmemoración del IV Centenario de la Publicación del Quijote.
Estos son algunos de los hitos de su biografía abreviada, que se publica recientemente en el catálogo Semana Santa, Iglesias y Santos, editado por el Ayuntamiento de Membrilla.
Con esta amplia y fecunda trayectoria creativa a sus espaldas, Giraldo ha cumplido 70 años y se encuentra de nuevo entre nosotros, porque continúa trabajando. Estos días de Semana Santa expone en el Centro Cultural San Miguel de Membrilla una colección de fotografías "Semana Santa, Iglesias y Santos". Una visión distinta, subjetiva plásticamente, que no puede por menos que asombrar emocionalmente al espectador al que, a su vez, interpela la obra despertando interrogantes y posibles respuestas...
Como hilo conductor de la obra los versos de La Saeta, de Antonio Machado, que complementan el sentido lírico de las fotografías.
Con motivo de su 70 cumpleaños y de la preparación de la Exposición citada lo encontramos en su casa-estudio de la calle Ramón y Cajal, aprovechando desde Balcón de Infantes para conocer algunas de las sensaciones del artista.
P.-¿Cómo vive un creador como tú su 70 cumpleaños?
R.-Lo cierto es que me coincidió en domingo y trabajé en mi taller como cualquier otro día; no noté la diferencia de vía estrecha a vía ancha, salvo por la sorpresa que me dieron de que mi familia pensaba venir de Finlandia y lo celebré con la familia y amigos.
P.- Sin duda 70 años en la vida de un artista no significan que el proceso de creación cese, sino todo lo contrario, por que la madurez llevara a mayor fecundidad. ¿Qué ideas, qué obras tienes en proyecto?
R.-Tengo varios proyectos entre manos: proyectos con fotografía, escultura, vidrieras. Concretamente sobre vidrieras en este momento se están haciendo los planos de la Casa de la Música en Helsinki y va a haber un concurso para decorar con vidrieras la misma. Yo, si las bases lo permiten, voy a concurrir; estoy muy ilusionado. Voy a Finlandia dentro de un mes y medio más o menos.
Mi vitalidad no ha perdido nada, noto que no estoy físicamente como hace 20 años, pero la cabeza yo diría que me funciona mejor.
P.- ¿Tu idea es seguir trabajando?
R.-Sí. Yo no pienso jamás en la jubilación. Podría estar ya jubilado hace cinco años, pero no he pensado en dejar de trabajar. No puedo evitar seguir trabajando, porque la actividad creativa es algo que llevo dentro. Estoy trabajando desde los 9 años, o sea desde hace 61, y así continuaré mientras pueda.
P.-¿Cómo encaja un creador consagrado como Giraldo las dificultades que ha encontrado el encargo hecho por el Ayuntamiento en torno al Conjunto Escultórico del IV Centenario?
R.-En primer lugar siento los problemas que se han originado en torno a la obra, por razones de fondo que todavía no conozco muy bien. En todo caso agradezco al pueblo de Infantes y a mis paisanos el apoyo que me han dado en todo este tiempo, así como a los distintos medios. Pero a un año vista de la realización, y sabiendo que, hoy por hoy, está sub judice, no puedo permanecer absorbido en el tema, porque mi preocupación está en la realización de nuevos proyectos y quehaceres que conlleva mi vida cotidiana.

Cpp.

7 comentarios:

Luisa de Arteaga dijo...

Creo que Giraldo no se merecía lo que le ocurrió durante la alcaldía de Sabina; pero, personalmente, creo que si al final (porque no lo sé)ha triunfado el proyecto de Giraldo, de cambiar la lanza por una horca y el escudo por la tapa de una tinaja; me parece que esos elementos no encajan con la Plaza Mayor.
La Plaza Mayor tiene un diseño señorial y nobiliario, propio de la condición de Infantes como capital de la Orden de Santiago, y esos elementos son populares, que tienen que estar dentro de una arquitectura popular, como son las plazas de la Trinidad o de la Fuente Vieja.

teresa dijo...

Creo que el conjunto escultorico deberia ponerse en la plaza en un sitio visible, y respetar donde el creador lo diseñó. Esto por un lado, por otro creo que Infantes si es o quiere ser el lugar de la Mancha debe de ir en la plaza porque esto le da más identidad. Si es un homenaje más de la Mancha a Cervantes y a su libro don Quijote, en cualquier sitio biene bien, pero es un homenaje más. En cuanto al diseño d ela plaza señorial y nobiliario, eso no es impedimento, los pueblos evolucionan e innovan, no nos podemos quedar ahí en los canones de la Orden de Santiago, y si no ¡así nos va!.

Jamileño dijo...

Yo ando entre las dos partes. Es verdad que Don Quijote, como Santo Tomás de Villanueva, merecen su sitio en la Plaza Mayor. Pero no por ello hay que atentar a la ley de patrimonio. No se puede destruir los cánones barrocos y manieristas de la Plaza Mayor (no de la Orden de Santiago) porque queramos dárnoslas de modernos. Entonces es cuando nos cargaríamos el pueblo.
Yo creo que el problema reside en la entidad que supone nuestra Plaza Mayor. El diseño que tiene lo confirió Bellas Artes, concretamente lo hizo el nieto de Joaquín Sorolla, y de momento hay quien opina que a la plaza hasta le sobran los árboles (como no los tiene la de Almagro, Consuegra, San Carlos del Valle, Madrid y otras muchas del estilo)
Anteriormente exisitieron otros diseños para la plaza mayor, con cruz de los caídos, con Santo Tomás, que Sorolla los apartó porque molestaban a la arquitectura sobria y clasicista de la Plaza. Despues los alcaldes de turno han ido haciendo, según su buen parecer, modificaciones al diseño de la plaza, que a la vista están los resultados: maceteros modernistas, unas letras frikis para la estatua de Santo Tomás; que hacen daño a la vista a cualquier viajero acostumbrado al turismo cultural.
Tampoco hay por qué concentrar todo en la Plaza Mayor para ser el lugar de la Mancha, Infantes tiene muchos rincones céntricos necesitados de embellecerse. Para mí uno muy bueno es en la plazoleta de correos, cerca de la Casa del Arco, donde parece ser van a hacer un museo del Quijote.
Si colocamos las esculturas en la Plaza yo creo que quedarían disminuídas por todo el entorno, en esa plazoleta estarían a la justa medida y allí encontrarían los turistas un lugar para fotografiarse y un punto más donde ir en sus rutas.

teresa dijo...

La ley de patrimonio, aquí no tiene nada que decir, no es rehabilitación, ni restauración, es enriquecimiento de un espacio.
Imaginaos que sois uno de vosotros el creador, que habeis concebido algo para un sitio, el cual se dijo que se iba ubicar en un determinado lugar, imagino que eso el artista lo tendria en cuenta a la hora de realizar una escultura, por eso está diseñada para un espacio como la plaza. Es cuestion de gustos, y algo de "empatia" y de querer hacer las cosas bien hechas.

Jamileño dijo...

Yo creo que la empatía es muy importante, algo que no tuvo el antiguo equipo de gobierno con Giraldo. Pero hay que tener en cuenta que no todo se puede vincular a la opinion del artista. Si yo lo fuera preferiría poner las esculturas en la Plaza Mayor, y si es la de Madrid, mejor; pues lógicamente cada uno barre para su terreno.
Yo creo que lo que se está debatiendo no es si unas esculturas del quijote pueden o no pueden estar en la Plaza Mayor, sino si las esculturas de Giraldo (con una horca y con elementos populares) pueden estar en la Plaza Mayor.
Y como sabe, la ley de patrimonio no sólo afecta a la restauración o adecuación de inmuebles, sino también al entorno de los mismos, y ahí sí influyen las esculturas de giraldo.

el pasante dijo...

La estatua no es un bien inmueble, enriquecerá la plaza. Es un personaje fictio, el mas universal de la literatura. Es muy impotante ser el lugar de la Mancha.Joaquín Sorolla no confirió la plaza, él trabajaba como arquitecto de la Dirección General de Bellas Artes, la plaza de Almagro sí la dirigió él,y después ha sido remodelada varias veces. Cada uno es hijo de su tiempo, y él aunque sea nieto de Sorolla, no debe de anteponerse a los demás y parecer que da más prestigio a la plaza.La plaza fue modelada en el s. XVI y XVII.
En cuanto a los árboles ya lo dice las Relaciones Topográficas que no hay ninguna arboleda, porque no se dan a ello, antes cortan los arboles porque no se dan a ello.
¿ Donde se ha visto, con el soletón que arrea por estos parajes, que no haya árboles?
En la plaza, debe de estar el conjunto, no en medio del todo partida po la mitad, con estilo y con gracia y los arboles tambien ¿ Donde mejor si no?

lapacho dijo...

Quisiera saber si Giraldo es el autor de una obra en tinta china sobre blanco de una bailarina, la tengo firmada por Giraldo, mi mail es rondealg@gmail.com muchas gracias Arnaldo J. Ricardo de Argentina